momentos argentinos


PPAL PRENSA ACTUALIDAD CULTURA VINOS FESTIVOS PECULIARIDADES INFORMACIÓN TECNOLOGÍA
 
Rincón de Octavio es un sitio para encontrar momentos muy argentinos,
compartir temas de actualidad y conectar en argentino...



Historia del Tango
Dicen que la palabra tango es anterior al baile y que por el año 1803 figuraba en el diccionario de la Real Academia Española como una variante del tángano, un hueso o piedra que se utilizaba para el juego de ese nombre. Pero ya en 1889 la institución normativa de la lengua incluía una segunda acepción del tango como "fiesta y baile de negros y de gente de pueblo en América". Sin embargo, debieron pasar casi 100 años para que el diccionario definiera al tango como "baile argentino de pareja enlazada, forma musical binaria y compás de dos por cuatro, difundido internacionalmente". Otros estudiosos de la música ciudadana argumentan que el vocablo es propio de las lenguas africanas que llegaron con los esclavos al Río de la Plata y cuyo significado sería "lugar cerrado". Es muy probable que tango sea una voz de origen portugués introducida en el nuevo continente a través del dialecto criollo afro-portugués. Al comparar tango y tambo, Blas Matamoro afirma que ambas son onomatopeyas del tam-tam o candombe utilizado en los bailes negros. Más aún, en dialecto bozal la expresión era "tocá tango" o "tocá tambó" (toca el tambor) para iniciar el baile. El lugar de reunión de los esclavos, tanto en África como en América, era llamado tango. Y así nombró Buenos Aires a las casas de los suburbios donde, a comienzos del siglo XIX, los negros se encontraban para bailar y olvidar temporalmente su condición. De fecha imprecisa y origen aún más incierto, hay teorías que remiten a sus raíces negras y otras que aseguran su origen inmigratorio. Lo cierto es que a mediados del 1800, los conocidos conventillos de la pujante ciudad de Buenos Aires se llenaban de paisanos del interior, "gringos" recién bajados del barco y varios porteños de pocos recursos que, quizás para diferenciarse o para generar arraigo, marcaron con impulso propio las nuevas expresiones populares. Mezcla de códigos cerrados y con lenguaje particular, el tango germinaba en las casas de baile, orillaba el Riachuelo, los boliches de carreros y cuarteadores, los conventillos del barrio sur. Por esos años, muchos de los inmigrantes venían solos y las pocas mujeres que venían se encontraban en las academias o en las casas de citas. La Buenos Aires de los '80 poco a poco se descubría en las academias y en los teatros. En las comedias, zarzuelas y otras obras, los actores empezaron a cantar y bailar tango. Las academias, también llamadas peringundines, funcionaban sólo bajo autorización en los suburbios o barrios alejados del centro y, si bien en principio eran sólo para hombres, después incorporaron mujeres contratadas para bailar.Los guapos, compadritos y malevos se encontraban en el Café Sabatino, el Almacén de la Milonga y el Viejo Bailetín del Palomar. En los boliches de la calle Necochea de La Boca, empezaba a escucharse esta música alegre, juvenil y pícara que, bajo el ritmo del dos por cuatro, ejecutaban Rosendo Mendizábal, Eduardo Arolas, Angel Villoldo y otros autodidactas que componían sin conocer las partituras. El tango dejaba de ser exclusivo del arrabal para internarse poco a poco en el centro de la ciudad. Los organitos callejeros lo difundían por los barrios donde era común ver parejas de hombres bailando en las calles. Esencialmente porteño, muchos escritores consideran que el tango de finales del '80 combinaba varios estilos de música. En él estaría involucrada la coreografía de la milonga, el ritmo del candombe y la línea melódica, emotiva y sentimental de la habanera. Pero también recibió influencia del tango andaluz, del chotis y del cuplé, a los que se agregan las payadas puebleras y las milongas criollas. Se cree que el primer compositor de tango fue Juan Pérez, autor del tango Dame la Lata. Sin embargo, es muy probable que hayan existido otros autores y canciones anteriores. Además de la obra de Pérez, las primeras composiciones fueron El Tero y Andate a la Recoleta. Si bien sus orígenes todavía polemizan las mesas de café de los tangueros, no se discute el prestigio y reconocimiento que adquirió internacionalmente. Como toda auténtica expresión artística, el tango desentraña nuestra inextricable condición humana, revelando el espíritu porteño. Quizás debido a esta verdad, vive en los barrios de Buenos Aires y en las academias de Japón, en las calles de París y en los centros culturales neoyorquinos. Referencias:http://www.welcomeargentina.com/tango/historia.html
El Teatro Colón
Buenos Aires, Argentina. El Teatro Colón es dueño de una acústica privilegiada, es uno de los teatros de ópera más grandes y bellos del mundo. Los trabajos de construcción comenzaron en 1889. Fue diseñado por Francesco Tamburini, a su repentina muerte Víctor Meano lo sucedió y llevó a cabo el proyecto hasta 1904 en que falleció. El proyecto fue completado por el arquitecto belga Jules Dormal. Se inauguró con la ópera Aida de Giuseppe Verdi el 25 de mayo de 1908. Se encuentra ubicado frente a la Plaza Lavalle de San Nicolás, en el mismo lugar donde se encontraba la Estación del Parque del Ferrocarril Oeste de Buenos Aires, cabecera de la primera línea ferroviaria de la Argentina. El edificio ocupa 8,200 metros cuadrados y la superficie total es de 37,880 metros cuadros en el predio delimitado por las calles Tucumán, Libertad, el pasaje Arturo Toscanini y la calle Cerrito cerca de la Avenida 9 de Julio desde donde se contempla una excelente perspectiva del teatro. Con capacidad para 2487 espectadores sentados alcanzando los 4,000 con los puestos de pie divididos en siete niveles, la sala en forma de herradura a la italiana tiene 32 metros de diámetro, 75 de profundidad y 28 de altura en un entorno de estilo ecléctico, que combina el neorenacentismo italiano y barroco francés, el diseño del teatro presenta una rica decoración en dorado y escarlata. La cúpula original de Marcel Jambon se dañó con filtraciones de humedad despues de un baile de carnaval en los años 30 fue vuelta a pintar en 1966 con motivos musicales por el reconocido artista contemporáneo Raúl Soldi rodeando a la araña central de 7 metros de diametro con 700 bombitas eléctricas. El escenario tiene 35 metros de profundidad por 34 de ancho y la boca de escena es una de las mas grandes en los teatros con forma de herradura a la italiana. Rodean la sala, el gran hall de entrada o Foyer, el Salón Dorado, el Salón de los Bustos, el Salón Blanco y el Museo que alberga los trajes utilizados por algunas de las celebridades que pasaron por su escenario. Precisamente por su tamaño ha sido su soberbia acústica - la capacidad de la sala para transmitir o llevar el sonido- lograda en un ámbito de tales dimensiones lo que le ha dado mayor y merecida fama con una reberveración considerada óptima, 1,8 segundos en conciertos y 1,7 en ópera. La acústica del Colón está considerada como la mejor del mundo para ópera y sala de conciertos, rivalizando con La Scala de Milán, La Fenice de Venecia, la Ópera de París, el Covent Garden de Londres, la Ópera Estatal de Viena, el Bolshoi de Moscú, la Semper Oper de Dresde y el Metropolitan Opera de Nueva York y salas de concierto como el Carnegie Hall y la Musikverein vienesa. A través de sus 100 temporadas las óperas mas representadas han sido La Boheme, Tosca, Aida, La Traviata, El barbero de Sevilla, Rigoletto, Madama Butterfly, Il Trovatore y Lucia di Lammermoor.
Repaso a la literatura argentina del S.XX
En la poesía se destacan los nombres de Evaristo Carriego, Alfonsina Storni, Arturo Capdevila, Baldomero Fernández Moreno, Enrique Banchs, Conrado Nalé Roxlo, José Pedroni y Luis L. Ortiz.  Mención aparte merece la labor intelectual de Ricardo Rojas, que se prodiga en distintas disciplinas con igual calidad: Historia de la Literatura Argentina, Eurindia, El profeta de la Pampa y Ollantay.
- Ya entrado el siglo XX, hacia 1920, surge en las letras argentinas una nueva generación de notables valores, como Jorge Luis Borges con Fervor de Buenos Aires e Historia universal de la infamia, entre otras obras, Eduardo Mallea con Cuentos para una inglesa desesperada e Historia de una pasión argentina, Ezequiel Martínez Estrada con Radiografía de la Pampa y La cabeza de Goliath.
- Aparecen también otros escritores que ahondan, de uno u otro modo, la problemática social: Roberto Arlt, torturado cronista en El juguete rabioso y Los siete locos y, entre los más recientes, Manuel Mujica Láinez, Ernesto Sábato, Adolfo Bioy Casares, Vicente Barbieri, Julio Cortázar, Silvina Bullrich, Marta Lynch y María Elena Walsh. - Entre 1940 y 1960 aparece la llamada generación del 40, que se centra en la poesía, y desarrolla lo descriptivo, lo nostálgico y lo memorioso con Vicente Barbieri, Olga Orozco, León Benarós y Alfonso Sola Gonzáles.
- Hacia 1950 surge otro movimiento, el Neohumanismo, que es una respuesta al nuevo estado del pensamiento de posguerra. En un andarivel corren los vanguardistas: Raúl Gustavo Aguirre, Edgar Bayley y Julio Llinás; en otro, los existencialistas: José Isaacson, Julio Arístides y Miguel Ángel Viola; más allá, quienes concilian ambas tendencias con un soporte regionalista: Alfredo Veirabé, Jaime Dávalos y Alejandro Nicotra. En los narradores encontramos testimonios candentes de la época: Beatriz Guido, David Viñas y Marco Denevi. Se percibe, en la mayoría de estos escritores, una fuerte influencia de la poesía anglosajona e italiana.
- A partir de la década del sesenta se impone una nueva censura generacional. Las influencias son heterogéneas: Sartre, Camus, Eluard; algunos españoles como Celaya y connacionales como Borges, Arlt, Cortázar y Marechal. Dos tendencias se advierten: el rastreo del tiempo metafísico y la historicidad (Horacio Salas, Alejandra Pizarnik y Ramón Plaza), y las convulsiones urbanas y sociales (Abelardo Castillo, Marta Lynch y Manuel Puig).
- Los años setenta son oscuros para la creación intelectual. El signo de la época es el exilio: Juan Gelman y Antonio Di Benedetto, o la muerte: Roberto Santoro y Harolodo Conti. Algunos poetas como Agustín Tavitián y Antonio Aliberti, narradores como Osvaldo Soriano y Fernando Sorrentino, y ensayistas como Ricardo Herrera y María Rosa Lojo, sobresalen entre las vicisitudes y renuevan el campo de las ideas éticas y estéticas.
- La narrativa de las últimas décadas carece de encuadramientos rígidos y registra matices diversos, que van desde un realismo costumbrista tradicional hasta el ficcionismo posmoderno, pasando por la novela histórica o de dominante psicoanalítica, la incorporación de los lenguajes de los medios masivos o el pop art. Vayan como ejemplo los nombres de Marcos Aguinis, Juan José Hernández, Isidoro Blaisten, Daniel Moyano, Héctor Tizón, Abelardo Castillo, Ricardo Piglia, Juan José Saer, Jorge Asís, Héctor Lastra, Rodolfo Rabanal, Amalia Jamilis, Alicia Steinberg, Juan Martini y Liliana Heker, entre muchos otros...
Referencia:http://www.vivirenargentina.com/una_recorrida_por_la_literatura_argentin-73.html
La cultura argentina es una mezcla de arte, arquitectura, literatura, cine, música, gastronomía, deporte ... Es importante resaltar que en la cultura argentina nunca falta cada semana la reunión familiar o entre amigos donde una gran parte de estos elementos culturales se dan cita.
Nuestra cultura es una mezcla de las influencias europeas entremezcladas en el arte, la arquitectura y el estilo de vida de los argentinos.
- Sin embargo, en campo de la literatura predomina una mezcla cultural que dio origen a autores de estatura internacional como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Ernesto Sábato, Manuel Puig y Osvaldo Soriano. Argentina es un importante polo cultural, con un sinfín de museos y galerías de arte, además de una vigorosa comunidad teatral.
- El cine argentino también alcanzó estatura internacional y fue bastante usado como un vehículo para exorcizar los horrores de la Guerra Sucia. En cuanto a la música, conviven en el país dos géneros musicales típicos: el tango y el folklore. El tango, más representativo de Buenos Aires que del resto del país, se convirtió en el símbolo musical de los argentinos en el extranjero. Hoy en día es una música de culto que tiene fieles seguidores, aunque no sea escuchada habitualmente por el gran público y el folklore es más representativo del interior del país y tiene como principales exponentes a Mercedes Sosa, Horacio Guarany, Los Nocheros, Soledad, entre otros. Fuera del ámbito de los géneros tradicionales, encontramos al rock y al pop porteños, representado por los ya emblematicos Charly García, Luis Alberto Spinetta, Fito Páez, entre otros.
- En el deporte, el más popular en Argentina es sin ninguna duda el fútbol y es el que despierta más pasiones. Los dos equipos más importantes son los archienemigos Boca Juniors y River Plate, pero otros deportes en que los argentinos se destacan son: polo (campeones mundiales), rugby (entre los 5 mejores del mundo), hockey femenino (campeonas mundiales), tenis, automovilismo, boxe, ski, caza y pesca. Comienzan a tener presencia los deportes de aventura y también se observa un resurgimiento del basket de la mano del ídolo Manuel Ginobili (Manu), campeón en la NBA.
- El ámbito gastronómico la carne vacuna es por excelencia la base alimentaria de los argentinos. El asado (a la parilla) es la forma más típica de prepararla y constituye un verdadero ritual cuando família y amigos se reúnen los fines de semana. Además de los bifes suelen comer chorizo, riñones, molleja y chinchulines: la famosa parillada mixta. Como acompañamiento, pan y ensalada. A diario eligen carne a la milanesa por su practicidad. De presencia tan marcada como las carnes, la cocina italiana y sus tradicionales pastas también destacan. La variedad es grande y las más populares son los fideos, ñoquis y las deliciosas pastas rellenas como sorrentinos, canelones y lasañas. Sin olvidar la siempre salvadora pizza, que también cuenta con una gran variedad de sabores. La cocina típicamente argentina (criolla) está representada en las empanadas, que pueden rellenarse con carne, pollo, jamón y queso, etc. Otro de los platos más típicos es el matambre, una especie de arrollado de carne relleno con pimientos, huevos y vegetales que puede servirse frío o caliente. La cocina regional también cuenta con variedades como el locro (rehogado de maíz y carne de cerdo) y la carbonada (ensopado de carne, legumbres y arroz). A la hora de tomar, los vinos aparecen como una bebida realmente popular, se pueden encontrar desde versiones económicas en Tetra Brick hasta aquellos que consagran el país como uno de los mejores productores vitivinícolas del mundo catando los exelentes caldos de los cuales nuestro pais tiene fama mundial. Sin embargo, el mate - hecho con una hierba verde que se toma como infusión - es la bebida más típica. Para prepararlo se debe llenar 2/3 del recipiente con yerba, colocar el cilindro (bombilla, especie de cañita de tomar zumo, pero con estructura especial para el mate) y luego derramar agua caliente hasta el borde formando una cobertura de espuma. Se lo puede beber con o sin azúcar. El verano tiene su propio trago característico, el clericó, una clase de ensalada de frutas en jarra, bañada por mucho vino y soda. Es ideal para compartir con amigos. Como postre, el helado es el favorito. Gran parte de las heladerías mantienen una preparación artesanal, a la italiana, lo cual le otorga un sabor distintivo alabado por muchos como entre los mejores del mundo. El alfajor es un dulce tradicional y muy popular en Argentina, que consiste en dos discos redondos de masa, com una forma que se asemeja a un yo-yo, rellenos generalmente con dulce de leche y envueltos por chocolate negro o blanco. Los más famosos son los que se producen en la ciudad de Mar del Plata. El desayuno o merienda típica de los argentinos son las llamadas facturas, nombre genérico usado para designar las medialunas (croissants) y una variedad de panecillos dulces, algunos rellenos de dulce de leche o de mermelada.
Referencias (algunas partes del texto): http://www.mibsasquerido.com.ar/xArgentina3.htm

 
 
© RincóndeOctavio momentos argentinos desde 1998 » [ contacto ] Visite nunuestras webs AnilloRubi | CHSEO |